cancer·evaluacion de riesgos·Prevención de riesgos laborales·salud·salud ocupacional·Sin categoría

¿CÓMO GESTIONAMOS EL CÁNCER EN NUESTRAS EMPRESAS?

o-cancer-prevention-facebook

Hace un par de años hablar de cáncer suponía un tema tabú, algo visto como casos aislados y que siempre sonaban tan lejos que eran inusuales.

Lamentablemente, hoy en día es muy rara la familia que no tiene un ser cercano con esta enfermedad convirtiéndose en una de las enfermedades comunes de este siglo. Los avances en su tratamiento han sido notables pero aún hoy en día sigue costando hacerse a la idea de que vive entre nosotros y que ha venido para quedarse. Los datos que se manejan en este momento por las organizaciones de salud es que de cada tres personas, una de ellas padeceremos cáncer.

La gran pregunta que queremos plantear desde este blog es si, como técnicos de prevención, tenemos integrado un protocolo para estas personas que por un período están de baja y una vez terminado su proceso vuelven a incorporarse a nuestras empresas.

La vuelta al trabajo de estas personas no puede ni debe ser considerada como una incorporación de una baja normal, hemos de conjugar varios factores entre los que el factor humano ha de prevalecer sobre todos. Son personas que se incorporan habiendo luchado y ganado una batalla, muchas de las cuales aún siguen con esa batalla. Aparte, los efectos secundarios de los tratamientos a los que se les someten en muchas ocasiones son de larga duración y aún tras pasar años los siguen arrastrando.

Como siempre miramos hacia otros países para poder aprender de otras iniciativas y esta vez miramos hacia Reino Unido. Desde la organización internacional IOSH han realizado un estudio en conjunto con otras instituciones (Institute of Occupational Medicine, Loughborough University y Affinity Health at Work) cuyo enlace les dejamos a continuación:

https://www.iosh.co.uk/Books-and-resources/Return-to-work-after-Cancer.aspx

Ante todo lo que se deriva de este estudio es que la clave es hacer sentir al trabajador a su vuelta arropado, que se tiene en cuenta su nueva situación. Se ha de reestudiar su puesto de trabajo porque, probablemente el desgaste físico y mental que traen les pueden superar. En algunos casos no podrán seguir desempeñando su trabajo habitual y será necesario una recolocación.

Pero si algo se deriva y es algo que apoyamos al 100 % es que debe existir diálogo con sus mandos directos, se han de sentir cómodos para poder compartir cualquier inquietud y miedo. Demoles espacio y confianza, como técnicos de prevención recordemos que nuestro campo es muy amplio y que no sólo estamos para mirar si una barandilla está bien puesta o no. Recordemos que somos responsables de proporcionar un ambiente de calma a nuestros trabajadores donde desde la libertad puedan expresar cuales son sus miedos y necesidades.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s